Antecedentes

El proyecto del Club Marítimo de Vigo del que hubiera sido el nuevo Club en 1935, ocupando las actuales instalaciones náuticas viguesas (Colección Seoane & Prado)

El proyecto del Club Marítimo de Vigo del que hubiera sido el nuevo Club en 1935, ocupando las actuales instalaciones náuticas viguesas (Colección Seoane & Prado)

El Club Marítimo de Vigo fue fundado a comienzos de los años 30 con la base de deportistas vigueses de remo, natación y waterpolo. Su primer presidente Agustín Rivas Villanueva, y un dato importantísimo para comprender la historia de su desaparición: formaría candidatura años después, dentro del Partido Republicano.

Cuentan las noticias de aquellos convulsos años que cuatro remeros del Náutico: Manuel Cañizo, José Puig, Manuel Puid y Agustín Rivas, desobedecieron las instrucciones del Real Club Náutico de Vigo, del que eran miembros, y que fueron expulsados… quizás fue cierto o quizás es una fábula más de la época franquista, que seguramente escondía la historia real de que la legendaria institución viguesa estaba atravesando unas penurias económicas tremendas, que le llevaron en 1931 a renunciar la pelea por la concesión de la antigua estación de pasajeros… una pelea en la que se quedaba solo el Marítimo obteniendo la concesión administrativa del Gobierno de la República.

Hablamos de unos años en los que el Real Club Náutico de Vigo ya no tenía el “barco como sede”, el “Klosofic” que había sido desguazado. Hablamos de unos años en los que el Náutico tenía su local social en los bajos del Gran Hotel de Vigo (Puerta del Sol), hablamos de unos años en el que el referente del deporte náutico vigués era el Marítimo de Vigo que por cierto tenía por lema un atrevido mensaje: ”Democracia y libertad”… dicen que estaba escrito en letras de bronce a la entrada de su sede…

El Marítimo había logrado alcanzar la cifra de 600 socios, con nuevas incorporaciones como las de Julio Curbera, Alfonso González Garra, Juan Docet, Manuel Espárrago, Antonio Fresco, Manuel Conde, Pedro Iturbe o Emilio Peña… La actividad del “club republicano para no pocos”, era frenética en remo (y en piragüismo que era considerado remo en los años 30 del siglo pasado)… en waterpolo y natación tenía mucho pronunciamiento de hecho organizó la primera edición de la Travesía a Nado de la Ría de Vigo, entre otros eventos. Una de las directrices emanadas de la directiva del Marítimo era la igualdad del hombre y la mujer en el deporte náutico… siendo el primer club de España en organizar regatas de remo con señoras.

La convivencia de Marítimo y Náutico fue aceptable, pero marcada por diferencias sustanciales en su quehacer diario… el Náutico representaba el conservadurismo y el Marítimo el progreso… con una directiva repleta de liberales y republicanos. Arranca la Guerra Civil y con ella las barbaridades y las vendettas de unos y otros… el caos se hace con España… Vigo y el mundo náutico no es ajeno a esta parte tristísima de nuestra historia… el Marítimo como club manifiestamente de izquierdas, ve reducido su potencial a ¡7 socios con capacidad para llevar sus riendas!.

Y llega la paz y con ella las represalias del bando vencedor. En el tema que nos ocupa, el Marítimo es invitado a “fusionarse” con el Náutico representante con dos opciones: sí o sí. Se le entrega al Náutico la concesión en poder de los “rojos” y el Marítimo es un convidado de piedra en este histórico acto para la náutica viguesa, y es condenado a desaparecer… quedando en la memoria de aquellos jóvenes deportistas… una memoria que es transmitida a sus hijos y nietos…

El Club Marítimo de Vigo, este nuevo Club nada tiene que ver con el original en el aspecto legal, pues aquel se fundió en el crisol del Náutico de Vigo… un  crisol que no ha logrado sin embargo, hacer olvidar su existencia, para los que somos descendientes de aquellos, que en los lejanos años 30 pretendieron que la modernidad llegara a la náutica… por ello desde el máximo respeto al pasado y al presente… sin intención alguna de abrir viejas heridas, queremos tener nuestro espacio dentro de las sociedades náutica gallegas… en honor de nuestros antepasados nos permitimos en rendirles un sentido homenaje, con el que era su slogan más conocido: DEMOCRACIA Y LIBERTAD.